Anolis carolinensis - Aquariofilia.es

INTENTAR ADQUIRIR SOLO ESPECIES NACIDAS EN CAUTIVIDAD Y PROPORCIONARLES UN BIOTOPO LO MAS PARECIDO POSIBLE A SU HABITAT
Que buscas?
Counter
Counter
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Terrario > A
Anolis carolinensis

Nombre común: Anólido de Carolina
Orden: Squamata
Familia: Polychrotidae
Género: Anolis

Referencia:
Voigt F.S. 1832
Distribución: Se encuentra en las Bahamas, Cuba, los Estados Unidos, Islas Caimán, y México. Además, fue introducido en Belice, Hawái y Japón.
Habitat:
Bosques ralos y bien iluminados del sur de Estados Unidos y las Bahamas.
Longitud:
15cm. excepcionalmente 20 cm.
Dimorfismo sexual:
Los machos presentan un pliegue cutáneo de color rosa en el cuello, que pueden desplegar en los duelos con otros machos y durante el cortejo.
Parámetros fisicoquímicos:
Temperatura diurna, 26-28 °C; temperatura nocturna, 20-22 °C; humedad relativa diurna, 60 %; humedad relativa nocturna, 90 %; buena iluminación.
Alimentación:
Animal muy voraz, puede comer grillos, moscas de la fruta, polillas y gorgojos de pequeñas dimensiones.
Comportamiento:
Necesita un terrario bien iluminado, con muchos troncos y raíces por donde trepar. Es esencial la presencia de plantas para mantener la humedad en niveles aceptables. Este pequeño saurio, activo durante todo el día, es capaz de dar saltos sorprendentes para capturar a sus presas. Para su correcto mantenimiento, es preciso proporcionarle regularmente calcio, vitaminas y radiación ultravioleta.
Reproducción:
Los inviernos deben ser un poco más rigurosos de lo normal, si la temperatura mínima para un terrario que mantenga Anolis Carolinensis es de 25 grados, podemos mantener un punto caliente que no supere los 28 grados en un rincón del mismo, pero el ambiente general debe estar entre los 23 y 26 ºC. Esto favorecerá al esperma del macho y a su vitalidad en la época de primavera, cuando se mostrará más activo. A mediados de mayo se le irá subiendo paulatinamente la temperatura en todo el terrario hasta llegar a los 28 -30 ºC (en su punto más caliente) y le daremos unas horas más de luz al día. Si vives en un clima mediterráneo el mismo ambiente general de la casa te ayudará a lograr dicha temperatura, la humedad siempre en un mínimo del 60%.
La alimentación debe ir acompañada de grandes dosis de vitaminas y calcio, sobretodo para que las hembras no se descalcifiquen en el proceso de la puesta de huevos.
Si hacemos las cosas correctamente veremos que el macho empieza a estar muy activo, mostrando su bella papada al grupo de hembras y moviendo la cabeza de arriba hacia abajo repetidamente. Las hembras lo mirarán de reojo como hipnotizadas.
Una vez el macho haya elegido a la hembra éste se lanzará hacia ella y mordiéndole en la nuca la sujetará en una especie de abrazo, entonces copulará durante varios minutos.
El resultado se hará visible en un par de semanas en forma de huevo que la hembra depositará escondido entre las plantas del terrario, en un lugar húmedo y a la vez caliente (aprox. 28 ºC). En un espacio de dos semanas volverá a poner otro huevo, en un máximo de tres puestas. Los huevos podemos dejarlos en el terrario sin problemas.
En un plazo de tres a cuatro semanas el huevo eclosionará y obtendremos una réplica exacta de Anoli pero en diminuto. Un ejemplar super simpático que intentaremos por todos los medios separar de sus padres para poder alimentarlo en solitario.
El nuevo ejemplar medirá aproximadamente unos 5 cms con su cola y deberemos alimentarlo con grillo recién eclosionado, con larvas de mosca de la fruta o con las mismas moscas de la fruta. Más adelante pasaremos a alimentarlo también con crías de runner o bláptica recién eclosionada.
Esta etapa de su vida será la más complicada y no debemos entristecernos si sufrimos alguna baja, es algo normal ya que muchos se niegan a comer y mueren de inanición.


 
Advertimos que en algunos países, algunas especies pueden estar protegidas siendo ilegal su mantenimiento en cautividad. Recomendamos consultar la legislación propia de cada país al respecto. Además, la captura de animales de su hábitat natural, es un delito penado por la ley en la mayoría de los países y SIEMPRE es desfavorable para el futuro de la especie de la que se trate. El aficionado es el responsable último del uso que haga de la información facilitada en esta Web.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal