Filtro de esponja - Aquariofilia.es

INTENTAR ADQUIRIR SOLO ESPECIES NACIDAS EN CAUTIVIDAD Y PROPORCIONARLES UN BIOTOPO LO MAS PARECIDO POSIBLE A SU HABITAT
Que buscas?
Counter
Counter
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Bricolage
FILTRO DE ESPONJA

A continuación veremos la forma de construir un filtro de esponja. Un filtro muy sencillo de hacer, bastante eficaz para pequeñas instalaciones y acuarios accesorios, como son los de cuarentena, cría y hospital. Además, gastándonos muy poco dinero. Lo que le hace accesible a cualquier economía por modesta que sea. También, veremos como podemos conseguir un útil acuario de cría, cuarentena u hospital muy pero que muy barato, así que ya no tienes excusa para tener ese segundo acuario que tu instalación necesitaba para tus pequeñines.
Material necesario:

1. Rodillo para estucar, grano fino (Realmente lo que vamos a utilizar es la esponja).
2. Ventosa.
3. Broca fina, (ésta es de 1.5 mm).
4. Cuchilla.

Como podéis comprobar, este material es muy barato y fácil de encontrar en cualquier ferretería o grandes almacenes.
Si encontráis sólo el repuesto de la esponja no necesitaréis comprar el rodillo. Es importante que la esponja no sea de poros muy grandes ya que necesita ofrecer una cierta resistencia al paso del agua y que las bacterias tengan un buen asentamiento.

Construcción del filtro:

1. Se desmonta la esponja y sacamos el tubo que lleva en su interior que nos servirá también como chimenea.
2. Cortamos la esponja con la cuchilla por la mitad.
3. Hacemos la mayor cantidad posible de taladros, para que el agua pueda pasar fácilmente por ellos a través de la esponja.
4. Pegamos con silicona la ventosa en la parte inferior. Con esto conseguimos que el agua pase sólo a través de los taladros y evitaremos que el filtro flote.

Resultado final:

Una vez montado el filtro queda listo para su uso. Podemos apreciar en la siguiente imagen como la esponja cubre los agujeros realizados anteriormente.

Colocación en el acuario:

Introducimos la piedra difusora de nuestro compresor hasta el fondo del tubo y regulamos la salida del aire, y con esto ya tenemos nuestro filtro de esponja funcionando.

Sencillo funcionamiento:

La acción del aire empuja el agua hacia arriba por la chimenea, de esta forma se consigue que vuelva a entrar agua por los agujeros de la chimenea a través de nuestra esponja.
Como véis es un filtro muy sencillo de construir y seguro para los peces. Su diseño evitará que succionemos a las crías y se queden atrapadas dentro del filtro.

Un pequeño acuario muy barato:

Y para aquellos que anden escasos de dinero, ahora viene lo mejor, ya que el acuario donde está instalado el filtro no es de cristal. Es un tupper de 35 litros al que le he pintado el fondo y los laterales por la parte exterior (para evitar que la pintura entre en contacto con el agua) de un color azul y así, de esta forma, distinguir mejor a las crías y los restos de comida. Tiene el inconveniente que al ser de plástico es traslúcido y no transparente, pero como se va a utilizar para cuarentena, guardería o enfermería no es una cosa que preocupe demasiado. Las ventajas son evidentes... que es muy barato y es fácilmente desmontable. ¿Qué más podemos pedir?




 
Advertimos que en algunos países, algunas especies pueden estar protegidas siendo ilegal su mantenimiento en cautividad. Recomendamos consultar la legislación propia de cada país al respecto. Además, la captura de animales de su hábitat natural, es un delito penado por la ley en la mayoría de los países y SIEMPRE es desfavorable para el futuro de la especie de la que se trate. El aficionado es el responsable último del uso que haga de la información facilitada en esta Web.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal