Gyraulus acronicus - Aquariofilia.es

INTENTAR ADQUIRIR SOLO ESPECIES NACIDAS EN CAUTIVIDAD Y PROPORCIONARLES UN BIOTOPO LO MAS PARECIDO POSIBLE A SU HABITAT
Que buscas?
Counter
Counter
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Peces de Rio > G
Gyraulus acronicus

Nombre común: Falso planorbis, gyraulus
Sinónimos no válidos:
Gyraulus gredleri, Planorbis acronicus, Planorbis deformis.
Orden: Basommatophora
Familia:
Planorbidae
Genero:
Gyraulus
Referencia:
Ferussac, 1807
Biotopo:
Todo tipo de ecosistemas de agua dulce.

Distribución: Es originario de diversas zonas europeas, sobre todo de la zona meridional y del este (Albania, Austria, Suiza, República Checa, Alemania, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Reino Unido, Italia, Lituania, Letonia, Noruega, Polonia, Rumania, Rusia, Suecia, Eslovaquia).
Forma:
Tiene una concha de pequeño tamaño y de forma discoidal que crece a lo largo del mismo plano.
Coloración:
Presentan un color marrón o pardo, en diversas tonalidades dependiendo de la calidad del agua. En ejemplares viejos o con la concha deteriorada aparecen zonas más claras por el desgaste de su fina concha.
Tamaño:
Pequeño tamaño, con una talla máxima media de 5 milímetros de diámetro y unos 2 milímetros de grosor de la concha. En raras ocasiones se han encontrado ejemplares de un tamaño algo mayor.
Longevidad:
1-1,5 Años
Diferencias sexuales:
No aparentes.
Temperatura:
Tienen un alto rango de tolerancia, aunque lo ideal es mantenerlos en temperaturas templadas, entre 22ºC y 28ºC.
A altas temperaturas suelen pasarlo mal debido al pequeño cuerpo que tienen, a su vez a temperaturas excesivamente bajas se quedan inactivos.
Algunos estudios revelan que los ejemplares adultos toleran temperaturas entre los 15ºC y los 35ºC, siendo las más aconsejables entre 20ºC y 30ºC.
Agua:
Un agua demasiado ácida causa daños en la concha (formada por carbonato cálcico), ya que favorece su disolución. Por tanto, se recomienda un pH neutro o ligeramente alcalino (7.0 a 7.5). Este pH permite la aglomeración calcárea, y no su disolución, esencial para los caracoles. El agua blanda o muy blanda posee pocos carbonatos para la fabricación de la concha, por tanto, se recomienda un agua semiblanda a dura. Si el nivel de carbonato de calcio es bajo, la concha se deteriora presentando pequeños agujeros y, en consecuencia, los caracoles tratarán de conseguir ese calcio raspando las conchas de los otros caracoles.
No obstante, debido a que tienen un tamaño pequeño, su concha no se suele descomponer con tanta facilidad a diferencia de otros congéneres, por lo que es habitual verlos en acuarios con aguas más blandas y ácidas.
Acuario:
Se adaptan a la práctica totalidad de acuarios. Hay que tener cuidado según con qué compañeros los ponemos, ya que debido a su pequeño tamaño los peces son muy dados a comerse al animal dejando la concha vacía, o incluso en el caso de peces de gran tamaño a devorarlos con la concha incluida.
Alimentación:
Omnívoros. Se alimentarán de todo tipo de restos que haya en el acuario, ya sea comida, restos de peces, vegetales, etc… También comerán algas allá por donde pasen, dejando surcos visibles a través de estas lo que nos permitirá ver su efectividad. Son muy beneficiosos en el acuario ya que eliminarán todo lo que sobre.
Comportamiento:
Pueden vivir solos o en grupo (generalmente formarán grupos por ellos mismos gracias a su rápida propagación). Son muy pacíficos y no representan ningún peligro para ninguna especie.
Reproducción:
Fácil y masiva. Si se sobrealimenta estos caracoles pueden acabar convirtiéndose en una plaga ya que se reproducen muy rápidamente, llegando a extenderse por todo el acuario en poco tiempo. En aguas ácidas su reproducción se limita mucho más.

Eliminación en caso de plaga: Se recomienda la eliminación manual , con lechuga o un trozo de calabacín hervido, se pueden utilizar también Botia Payasos que harán buena cuenta de ellos o Clea Helena (ex Anentome Helena)



 
Advertimos que en algunos países, algunas especies pueden estar protegidas siendo ilegal su mantenimiento en cautividad. Recomendamos consultar la legislación propia de cada país al respecto. Además, la captura de animales de su hábitat natural, es un delito penado por la ley en la mayoría de los países y SIEMPRE es desfavorable para el futuro de la especie de la que se trate. El aficionado es el responsable último del uso que haga de la información facilitada en esta Web.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal