Histiophryne bougainvillii - Aquariofilia.es

INTENTAR ADQUIRIR SOLO ESPECIES NACIDAS EN CAUTIVIDAD Y PROPORCIONARLES UN BIOTOPO LO MAS PARECIDO POSIBLE A SU HABITAT
Que buscas?
Counter
Counter
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Peces Marinos > H
Histiophryne bougainvillii

Nombre común: El pejesapo es también conocido como pez pescador, pescador, pez antenado, sapito, murciélago, pez rana o pez sapo.

Orden: Lophiiformes
Familia: Antennariidae
Género: Histiophryne

Referencia:
Valenciennes , 1837

Hábitat y distribución: El pejesapo se encuentra ampliamente distribuido en mares tropicales y subtropicales (norte de Australia) donde la temperatura del agua ronde los 20ºC. Es béntico, morador tanto de bajíos como de aguas profundas (generalmente entre 20 m. y 100 m.) hasta el máximo de 300 m. Prefiere fondos arenosos, rocosos y arrecifes de coral. Hay once familias que viven en aguas profundas.
Descripción:
Es un pequeño pez parecido a un globo hinchado que mide de 5 a 40 cm de longitud. La piel esta cubierta de pequeñas púas dérmicas ("dermal spinules" en inglés) y a vezes de verrugas. Las aletas pectorales tienen el aspecto de manos con las que se apoya en las rocas y el coral y en las axilas de la unión al cuerpo tiene los orificios redondos de las agallas. La boca dirigida hacia arriba. La primera espina dorsal se ha alargado para convertirse en el sedal (illicium) de una caña de pescar terminado en un señuelo (esca) que a veces tiene el aspecto de un gusano, una gambita o un pececillo con una manchita que parece un ojo y apéndices como aletas.
El pejesapo se clasifica observando la longitud del sedal y la forma del señuelo, las púas dérmicas, el aspecto de las espinas y el número de radios de las aletas. Los colores no se puede aplicar como característica para distinguir y identificar una especie de pez rana, porque algunos colores estan utilizados por varias especies.
Parámetros fisicoquímicos: Temperatura 25-28 °C; densidad 1022-1024; pH 8,5.
Alimentación:
El aspecto más interesante del pejesapo, aparte de su perfecto camuflaje, es su forma de atraer a la presa. En lugar de perseguir una presa como otros peces, el pejesapo atrae la presa (pez o crustáceo) con su señuelo y espera que la presa (pez o crustáceo) nade cerca de su boca hasta que puede engullirlo.
Algunos pejesapos también utilizan un señuelo químico. Lo cual es especialmente importante para el pejesapo que se alimenta de noche, como el Antennarius striatus. Este  pez además agranda su señuelo un 35% cuando pesca.
Cuando se alimenta, el pejesapo expande la cavidad bucal hasta 12 veces su volumen normal, envuelve la presa y creando presión de succión dentro de la boca la engulle entera. Es el más rápido de todos los peces en ejecutar esta maniobra: seis milésimas de segundo, el pez escorpión o el pez piedra necesitan 15 ms. Puede incluso tragarse un pez en medio de un banco de peces sin que los demás peces noten su desaparición. El pejesapo puede fácilmente tragarse una presa más grande que él.
Como el señuelo hace de cebo es muy susceptible de ser perdido o dañado por las mordeduras de las presas potenciales y de los depredadores. Por eso algunos pejesapos (como el  A. pauciradiatus o el A. randalli) tienen una abertura formada por la membrana entre las espinas dorsales segunda y tercera para esconder el señuelo. El pejesapo puede regenerar el señuelo pero ha de padecer un periodo de ayuno hasta su total regeneración.
Aspecto agresivo y mimetismo:
Debido a su  camuflaje, el pejesapo es difícil de encontrar y más aun de identificar. Individuos de la misma especie son de colores completamente diferentes. Y para hacerlo más difícil, un pejesapo puede cambiar de color en pocos días. Puede mimetizar algunos objetos de su alrededor como esponjas, rocas, corales, tunicados, con el color exacto o en algunas especies mediante manchas, rayas y franjas.
Durante mucho tiempo los científicos identificaron a los pejesapos de diferentes colores como especies separadas. Los ictiólogos modernos reconocen 12 géneros y 46 (48?) especies repartidas por todo el mundo.
Locomoción:
El pejesapo nada pocas veces. La mayoría de ellos carece de vejiga natatoria. Para recorrer pequeñas distancias el pejesapo debe andar, o mejor, galopar, puede también moverse muy deprisa sorbiendo grandes cantidades de agua por la boca y expulsándola por las pequeñas aberturas de las agallas. El resultado de esto es una especie de avance a propulsión a chorro.
Reproducción:
Unas 8 o 12 horas antes del desove, la hembra del pejesapo estriado (Antennarius striatus) empieza a llenarse de huevos. Esto ocurre tan deprisa que poco antes del desove está tan dilatada que apenas puede mantenerse en el fondo. Ella empieza a flotar (cola levantada) y es rondada por el macho. Éste golpea suavemente a la hembra en el abdomen y ambos van rápidamente a la superficie para el desove. Miles de huevos son dejados como una balsa a la deriva durante muchos días hasta que finalmente se hunde hasta el fondo donde nacerán las crías.
El Lophiocharon trisignatus (Australia) pone menos huevos pero más grandes que los de otras especies de pejesapo. La hembra sujeta el racimo de huevos a la superficie de su cuerpo y los acarrea hasta su eclosión. El Tetrabranchium ocellatum sujeta los huevos con las aletas dorsales que son muy curvadas. Uno de los progenitores del Phyllophryne scortea permanece cerca para guardar los huevos. El Histiophryne cryptacanthus y el H. bougainvilli esconden el racimo de huevos en una bolsa formada por la aleta pectoral y la cola que se encorva alrededor.
Sistemas de defensa:
El mejor modo de evitar ser comido es evitar ser visto. No obstante, para defenderse de los depredadores grandes, el Histrio histrio que vive en los sargazos, infla su cuerpo tragando agua. El pejesapo no es venenoso. Pero para su protección los juveniles de Antennarius maculatus, Antennarius pictus y otros especies parecen gusanos venenosos.


 
Advertimos que en algunos países, algunas especies pueden estar protegidas siendo ilegal su mantenimiento en cautividad. Recomendamos consultar la legislación propia de cada país al respecto. Además, la captura de animales de su hábitat natural, es un delito penado por la ley en la mayoría de los países y SIEMPRE es desfavorable para el futuro de la especie de la que se trate. El aficionado es el responsable último del uso que haga de la información facilitada en esta Web.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal