Pelophylax perezi - Aquariofilia.es

INTENTAR ADQUIRIR SOLO ESPECIES NACIDAS EN CAUTIVIDAD Y PROPORCIONARLES UN BIOTOPO LO MAS PARECIDO POSIBLE A SU HABITAT
Que buscas?
Counter
Counter
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Terrario > P
Pelophylax perezi

Nombre común: Rana común

Orden: Anura
Familia: Ranidae
Género: Pelophylax

Referencia:
López-Seoane, 1885

Distribución: Es una especie endémica de la península Ibérica y del sur de Francia, apareciendo hasta casi los 2400 m. de altitud.
Hábitat: Es una especie estrictamente acuática, apareciendo en todo tipo de masas de agua, aunque preferiblemente en ambientes permanentes. Es menos frecuente en las masas de agua fría, arroyos de montaña con pendiente excesiva y cursos de agua sombreados por un denso dosel arbóreo. Puede ser encontrada tanto en medios lóticos (ríos, arroyos, ramblas, acequias), donde selecciona zonas con escasa corriente, como lénticos (charcas, balsas agrícolas, marjales, zanjas, embalses). Incluso se han encontrado ejemplares en el interior de cuevas, en fuentes termales con temperaturas entre los 25 y 30 ºC y en arroyos de montaña con temperaturas de 3 ºC. Ningún factor climático influye en su distribución, a no ser la altitud elevada. Ni siquiera la calidad del agua es un factor determinante en la presencia de esta rana, siendo el anfibio más resistente y con menos limitaciones de los que pueblan la Península, pudiendo frecuentar aguas eutróficas e, incluso, con un cierto grado de contaminación. Esto le hace ser una especie colonizadora temprana de hábitat modificados (incendios, contaminaciones) y de masas de agua de nueva creación. Aparece en gran número de biotopos ya sea en la región bioclimática Mediterránea como en la Eurosiberiana, encontrándose buenas poblaciones en lugares muy alterados por la acción humana. Su presencia sólo se ve limitada por la ausencia de agua. Tolera muy bien la salinidad del medio existiendo poblaciones en dunas y arenales costeros con concentraciones de hasta 0,75 g/l.
Descripción: Adultos: Su cabeza presenta un hocico parcialmente puntiagudo y unos ojos prominentes.. Las extremidades están bien desarrolladas, las anteriores más gruesas en los machos, con dedos palmeados y bandas oscuras transversales en las patas posteriores. En el dorso, de piel ligeramente verrugosa, destacan una línea vertebral y dos pliegues dorsolaterales de tonalidad más clara que el fondo, normalmente verdoso o parduzco con manchas oscuras y muy variables en forma y tamaños. El vientre, de piel lisa, resulta blanquecino y parcialmente grisáceo con algunas moteaduras negras.
Jóvenes: Los renacuajos tienen cola que pierden en la fase adulta. Pasan por varias fases desde no tener las ancas hasta aparecer éstas y desaparecer la cola.

Tamaño: 50 mm a 100 mm.
Longevidad: Llegan a vivir hasta 6 años, aunque lo más habitual es 2 ó 3 años.

Alimentación: Se alimenta de lombrices, moluscos, crustáceos de agua dulce, pequeñas ranas y peces.
Dimorfismo sexual: Los machos tienen dos sacos bucales externos en las comisuras y las patas anteriores más anchas. Los machos llegan a ser de mayor tamaño que las hembras.
Época de puesta: El periodo reproductor es variable pero suele realizarse en los meses de abril a julio, dependiendo de la temperatura del agua. La fecundación de los huevos es externa. El macho libera el esperma sobre paquetes de varios millares de huevos, a la vez que la hembra los deposita sobre la vegetación. Sin embargo, para ello, el macho se sujeta firmemente a la hembra simulando casi una cópula interna. La importancia de dicha sujeción es tal que los machos desarrollan durante las nupcias unas protuberancias en las patas anteriores, que no tienen más función que la de sujetar a la hembra firmemente por las axilas.

Incubación: No existe, los renacuajos salen de la bolsa húmeda de huevos y suelen caer a sitios húmedos antes de una semana después de la puesta.

Terrario: Terrario templado-húmedo






 
Advertimos que en algunos países, algunas especies pueden estar protegidas siendo ilegal su mantenimiento en cautividad. Recomendamos consultar la legislación propia de cada país al respecto. Además, la captura de animales de su hábitat natural, es un delito penado por la ley en la mayoría de los países y SIEMPRE es desfavorable para el futuro de la especie de la que se trate. El aficionado es el responsable último del uso que haga de la información facilitada en esta Web.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal